Nuevo llamado a la acción
Individuos

Tras la huella del General San Martín: el libertador

31-ago-2017

Hace unos tres años y ya conociendo la historia de los libros, decidimos investigar sobre una maravillosa idea que se había convertido en un gran homenaje y que se repetía año tras año en la hermosa provincia de San Juan. Era nada más y nada menos que una recreación de aquel histórico cruce que el General San Martín realizó en el año 1817, pero en estos tiempos y sin la presión de ir a ninguna batalla. Así fue como obtuvimos nuestra invitación para recorrer la huella de San Martín y revivir su hazaña, escribiendo una nueva, la nuestra.

Desde que confirmaron nuestra presencia, fuimos invadidos por la ansiedad, el misterio y el ferviente deseo de encarar el desafío cuanto antes. Es que el viaje que estábamos preparando no era cosa de todos los días; la convocatoria era clara, la historia nos invitaba a darnos una vuelta por el sendero sanmartiniano y así poder revivir el cruce de aquel prócer y su columna.

Por suerte, estábamos en buenas manos. Una excelente organización nos dejaba listos para el desafío más íntimo, que implicaba desprenderse de lo cotidiano y viajar en cuerpo y mente por rincones insospechados y su historia. Una huella de 40 centímetros, terrenos con diferentes grados de dificultad, un caballo en mi caso o una mula o una yegua, eran nuestra principal herramienta para la aventura.

Creo que hasta entendí todo lo que dicen sobre la equinoterapia y aquello del caballo como extensión humana, la imagen proyectada era la de un centauro contemporáneo aferrado a las riendas y avanzando a puro talón y talón.

Al llegar a San Juan y en una charla con el actual Gobernador de la provincia, el Ing. José Luis Gioja, escuchamos lo que veníamos a constatar. San Martín cruzó por tierra sanjuanina con el grueso del Ejército de Los Andes y ese es un hecho histórico que ya nadie pone en duda, gracias al trabajo del Lic. Edgardo Mendoza y el hoy Teniente Coronel Claudio Monachesi.

“Hacer el Cruce es parte de la vida, es llegar adonde creíamos que no podíamos, es lograr cosas que creíamos eran imposibles, es cruzar nuestra propia alma para encontrar esas fibras, esa garra que nos hace más valientes, más humanos, más solidarios, más patriotas.” Así dice el Lic. Edgardo Mendoza y nosotros lo pudimos confirmar.

Estos historiadores, siguiendo las cartas del prócer, volvieron a trazar la ruta secreta, esa que solo San Martín y los más allegados a él conocían. Gracias a su exhaustiva investigación, que está debidamente documentada, se comprobó que San Martín cruzó a Chile por San Juan y desde esa columna dirigió las otras cinco que también fueron parte importante de la impactante travesía.

La geografía de la provincia de San Juan fue testigo y escenario de la columna del Teniente Coronel Juan Manuel Cabot que liberó La Serena, el puerto de Coquimbo, para que la columna principal, dirigida por el General José de San Martín, llegara a Chile en los tiempos previstos.

La Libertad, esas ocho letras cual ocho palomas blancas, como dice la canción, fueron la zanahoria de una hazaña difícil de dimensionar aún hoy. Es por ello que debemos repasar los datos que los historiadores han recopilado y respaldado con sus respectivos documentos, para poder dar cuenta de que fueron 5.200 hombres, repartidos en seis columnas al mando del gran San Martín, quienes cruzando por San Juan debían sorprender al enemigo y además poder llegar con las fuerzas necesarias para batallar.

Las cifras históricas hablan de un ejército de 3.800 soldados argentinos (incluyendo una parte del ejército de patriotas chilenos), 1.200 milicianos (para conducción de víveres y municiones), 120 barreteros y 21 piezas de artillería. También de1.600 caballos y 10.600 mulas, 40 toneladas de charqui, 113 cargas de vino, 600 reses para la provisión de carne fresca más quesos y ron. En el armamento se contaron con 22 cañones, 2.000 tiros de cañón, 1.129 sables y 5.000 fusiles de bayoneta. También se afirma que cruzaron con un par de barriles de tinta y una imprenta que utilizaban para publicar las alternativas del cruce.

Las cifras de nuestro cruce hablan de casi 70 kilómetros, seis días, alturas de casi 5.000 metros sobre el nivel del mar, dos refugios, escasos 40 centímetros de ancho para un sendero de montaña que nos llevó hasta Chile, más de 150 personas, entre las cuales había cocineros, médicos, gendarmes, soldados del ejército, autoridades provinciales y municipales. Y en lugar de la imprenta, computadoras, enlace satelital y un poquito de internet, como para que todos los periodistas pudiéramos brindar información a los diferentes medios para los que realizábamos la cobertura.

Ahora bien, volvamos a la partida. Corrían los primeros días de febrero, primero llegamos a San Juan, a Barreal y luego a la Estancia los Manantiales en Calingasta. De repente y mientras estábamos entretenidos y extasiados por tamaña vivencia, sonó una trompeta anunciando el momento de salir, el momento del cruce se acercaba, era hora de explorar. En mi cabeza daban vueltas la gesta, la cruzada, el recuerdo, el homenaje, lo extremo, la naturaleza y la simbiosis entre el caballo y el hombre. Así nacería una sociedad indivisa entre “Hormigón”, mi caballo, que fue rebautizado “Carbonero” y quien les escribe. Pero tampoco estaríamos solos en este cruce, nos acompañan soldados del Ejército de Los Andes, Gendarmes, baqueanos, arrieros, médicos, autoridades, actores, dos caminantes y unos treinta y pico de colegas expedicionarios.

Tres fueron los días para ir y tres los días para volver. En el camino, los picos más duros del cruce fueron “El Espinacito” y “La Honda”, pero desde el más pequeño al más grande de los obstáculos se fue superando en equipo. No importaba si pasabas primero, si estabas al medio para ver cómo iban los de adelante o si ibas último como lo hizo San Martín. El gran grupo humano trascendió, empujó y alentó y lo más importante residía en cuidarnos mutuamente, vivenciando la odisea del “Santo de la Espada”.

Aún hoy, es difícil describir la emoción y transmitir la experiencia, pero no cuesta en lo más mínimo recordar y repetir las anécdotas y lo emotivo de una aventura que es mezcla de turismo ecológico con aventura, revisionismo histórico y con adrenalina en su estado más puro.

Este fue el décimo cruce y en esta oportunidad, participaron del mismo los actores Juan Palomino, Alejandra Darín y Pepe Monje. Ellos también formaron parte del grupo y transitaron por los mismos estadíos.

Muchos me han preguntado si se puede cruzar independientemente de esta expedición que organiza el Gobierno de San Juan y la respuesta es sí. Con pequeñas variaciones, algunas empresas de la provincia organizan cruces y atraen la atención de turistas de todo el mundo. Así que a tenerlo en cuenta, la experiencia lo vale y más allá de la historia, es una prueba física y psicológica que fortalece.

Al regreso de este viaje, sentimos el sabor de la misión cumplida, la emoción mezclada con orgullo, el cansancio y una pregunta daba y sigue dando vueltas en mi mente: “¿Volveré?” La respuesta se disfraza de expresión de deseo: ojalá que sí.

Nuevo llamado a la acción

TAGS: Individuos

¿Fué útil este artículo? Compartilo

Notas Relacionadas

7 consejos para proteger tu auto del granizo

Proteger tu auto del granizo es fácil con estos consejos. No permitas que una tormenta dañe tu carruaje. ¡Aprendé cómo evitarlo con este artículo!

Seguros de personas: ¿qué cobertura necesito?

Fomentamos una cultura aseguradora, en especial en lo que respecta a los Seguros de Personas. La información que necesitás para elegir tu cobertura.

Medidas de seguridad básicas para viajar en auto con niños.

Viajar en coche con niños no es cosa de... niños. Es necesario tomar medidas de seguridad para garantizar su integridad física. ¿Las tomás con tus pequeños?

7 consejos para proteger tu auto del granizo

Proteger tu auto del granizo es fácil con estos consejos. No permitas que una tormenta dañe tu carruaje. ¡Aprendé cómo evitarlo con este artículo!

Seguros de personas: ¿qué cobertura necesito?

Fomentamos una cultura aseguradora, en especial en lo que respecta a los Seguros de Personas. La información que necesitás para elegir tu cobertura.

Medidas de seguridad básicas para viajar en auto con niños.

Viajar en coche con niños no es cosa de... niños. Es necesario tomar medidas de seguridad para garantizar su integridad física. ¿Las tomás con tus pequeños?

Suscribite a nuestro
newsletter y recibí las
últimas novedades