Nuevo llamado a la acción
Individuos

Colombia, el destino ideal para tu próximo viaje en auto

27-oct-2017

La última campaña lanzada por las autoridades de turismo de la capital colombiana gira en torno al interrogante: "Y tú, ¿qué sabes de Colombia?". Se trata de una nación moderna, con una infraestructura que aprovecha sus recursos naturales y capital humano para enamorar al turista. Entre tantos destinos que ofrece, resulta difícil decidirse, pero conocerlos es una aventura inolvidable que, sin duda, se quedará impresa en la memoria de sus visitantes.

La República de Colombia se divide en seis regiones naturales o turísticas: la región Caribe, la región Andina Occidental, la región de Los Llanos, la región Andina Oriental, la región del Pacífico y la región Amazónica.

Sólo por estas características, podemos percibir un marco turístico-cultural de gran envergadura. Por ello, lo mejor es vivirla desde su capital.

Bogotá está situada a 2.600 metros de altura, rodeada de montañas, con un clima constante de entre 18 y 20 grados centígrados y con una población mayor a los 6 millones de habitantes.

Fundada en 1538 por Gonzalo Jiménez de Quesada, en la última década la ciudad ha registrado importantes cambios urbanísticos y culturales. Sorprende la modernidad de sus edificios, calles, avenidas y parques, y la notable innovación de su servicio público de transporte que solucionó muchos problemas y que lleva millones de usuarios diariamente de un polo al otro de la ciudad.

Los bogotanos toman como referencia los cerros de Monserrate y Guadalupe, al este de la ciudad. Con estos "mojones" las vías transcurren como "carreras" paralelas a los cerros, en sentido norte-sur y "calles" perpendiculares, en sentido este-oeste, espectáculo que podemos observar y disfrutar utilizando el cable carril que corona el cerro de Monserrate.

La oferta cultural es muy variada: desde lo puramente histórico, a lo gastronómico y a la diversión nocturna donde dominan la cumbia y la rumba como sinónimos de baile y festa.

El barrio histórico de Monserrate deslumbra por las estatuas en tamaño natural, sobre los techos de las casas, indicando la profesión de sus antiguos habitantes.

El Museo Botero con originales del famoso plástico colombiano y de otros reconocidos pintores como Picasso, Dalí, Renoir, Gauguin o Degas. Y también el Museo del Oro, creado por el Banco de la República en 1939 con el fin de colaborar con los colombianos en preservar el patrimonio arqueológico del país; sin duda alguna, uno de los más importantes en su género en el mundo entero. Finalmente, el Centro Cívico de la ciudad, con edificios que combinan cuatro estilos arquitectónicos bien diferentes, nos ofrece una síntesis perfecta del pasado histórico de Colombia.

Un turista curioso no puede dejar de recorrer la Calle de los Esmeralderos para deleitarse con el mercadeo de piedras que nos quitan el aliento y que verdaderas o falsas, encienden la mirada. La bolsa de esmeraldas es, como la de diamantes en Nueva York, expresión de la riqueza y trascendencia económica que tienen para el país y el mundo, cotizando diariamente con un movimiento muy llamativo y con la concurrencia de agentes bursátiles de países tan lejanos como Japón, por ejemplo.

A escasos 45 km. de Bogotá, en el Municipio de Zipaquirá, envuelta en la niebla que baja de las montañas y a 180 metros bajo tierra, en 1951 se reconstruyó una brillante obra de ingeniería que conmueve todos los sentidos; la Catedral de la Sal tiene 8.500 metros cuadrados de superficie; asombra el modernísimo tallado en sal pura del Vía Crucis, el coro, la Cúpula que es igual a la de San Pedro en Roma, la gran cruz de 16 metros de alto y cuyas características representan un engaño para el ojo humano que la ve de una forma cuando en realidad es de otra.

Las tres naves, de la vida, la muerte y la resurrección y las doce monumentales columnas que representan a los Apóstoles. Es un recorrido sobrecogedor de 1,5 km. de extensión (750 metros de ida y otros tantos de vuelta) que vale la pena realizar antes de partir para Cartagena.

cartagena.jpeg

Cartagena, una ciudad mágica

Cartagena es hechizo, es magia, es sueño. Es una pieza clave de la civilización americana y la prosperidad del Caribe. Desde la antigua población indígena de Kalamary hasta los albores de la ciudad de hoy, Cartagena de Indias recorrió un largo camino entre piratas, corsarios, negros esclavos, inquisidores, valerosos soldados, y su papel en la independencia y en la definición de la nacionalidad colombiana del siglo XIX. Todo ello aparece ante los ojos asombrados de los visitantes que recorren sus barrios resonantes de historias extrañas y sus callecitas bordeadas de casas coloniales que compiten con sus balcones floridos.

Para conocer a Cartagena de Indias, hay que comenzar por el Palacio de la lnquisición, construido hacia 1776, sobre la Plaza Bolívar; antes Plaza Mayor.

Es el tercero en América después de los tribunales de Lima y México; allí se llevó a cabo, con crueldad sin igual, la vigilancia, el proceso y castigo de miles de cartageneros sospechados de brujerías. Recorrer sus salas oscuras y húmedas, observar los elementos de tortura y leer las causas de enjuiciamiento hacen revivir esa época.

Pasando a la Fortaleza de San Felipe, obra magnífica del ingenio militar, se puede sentir todavía e imaginar el retumbar de cascos de caballos, el chasquido de las armas de combate y la voz firme de un comandante que, cojo, tuerto y manco no dejó nunca que fuera tomada por el enemigo. Desde el Convento de la Popa se tiene una vista estupenda de la ciudad, su Plaza de Toros, el barrio de Getsemani y San Diego, el Convento de Santo Domingo y San Pedro Claver, entre otros.

Mención especial merece el renombrado Softel Santa Clara, construido sobre los restos del convento de las Clarisas que el ídolo colombiano de las letras, Gabriel García Márquez, el Gabo, tan maravillosamente describe en su cuento "Del amor y otros demonios" y que es recomendable leer para entender con claridad qué pasaba allí dentro y cómo vivía la gente en esa época tan lejana.

Y si hablamos de menciones especiales, seguimos con este escritor que pudo ver cómo se derrumbaba lo que quedaba en pie y relata lo que su propia abuela sabía de la historia de Sierva María, la niña de larga cabellera roja que allí murió, enferma de amor, lujuria y abandono.

Es recomendable aprovechar las noches cálidas para hacer un paseo en mateo por las calles de la ciudad, descubriendo en la penumbra del trayecto, el sabor legendario de una historia casi irreal.

Nuevo llamado a la acción

TAGS: Individuos

¿Fué útil este articulo? compartilo

Notas Relacionadas

7 consejos para proteger tu auto del granizo

Proteger tu auto del granizo es fácil con estos consejos. No permitas que una tormenta dañe tu carruaje. ¡Aprendé cómo evitarlo con este artículo!

Seguros de personas: ¿qué cobertura necesito?

Fomentamos una cultura aseguradora, en especial en lo que respecta a los Seguros de Personas. La información que necesitás para elegir tu cobertura.

Medidas de seguridad básicas para viajar en auto con niños.

Viajar en coche con niños no es cosa de... niños. Es necesario tomar medidas de seguridad para garantizar su integridad física. ¿Las tomás con tus pequeños?

7 consejos para proteger tu auto del granizo

Proteger tu auto del granizo es fácil con estos consejos. No permitas que una tormenta dañe tu carruaje. ¡Aprendé cómo evitarlo con este artículo!

Seguros de personas: ¿qué cobertura necesito?

Fomentamos una cultura aseguradora, en especial en lo que respecta a los Seguros de Personas. La información que necesitás para elegir tu cobertura.

Medidas de seguridad básicas para viajar en auto con niños.

Viajar en coche con niños no es cosa de... niños. Es necesario tomar medidas de seguridad para garantizar su integridad física. ¿Las tomás con tus pequeños?

Suscribite a nuestro
newsletter y recibí las
últimas novedades